Los trastornos mentales son un problema de salud muy frecuente en la población general. Según diversas estadísticas pueden afectar a entre un 25 y un 30 % de todas las personas. De ellas, sólo un pequeño porcentaje padece enfermedades mentales graves como esquizofrenia o trastorno bipolar. La inmensa mayoría de los pacientes sufren los denominados trastornos mentales comunes, que incluyen diversas combinaciones de síntomas depresivos (tristeza sin causa que la justifique, falta de energía, apatía, etc.) y de ansiedad (nerviosismo, insomnio, “miedos”, preocupaciones excesivas).

En muchas ocasiones los pacientes no piden asistencia profesional por su malestar emocional puesto que lo consideran “normal” o intentan “superarlo por sí mismos”. Una buena parte de ellos simplemente no acepta que pueda padecer un trastorno mental, debido al estigma social que todavía acompaña a estas enfermedades. Otras veces consultan a su médico sólo por las molestias físicas que con frecuencia forman parte de los síndromes ansioso-depresivos, tales como dolores de cabeza, malestar digestivo, palpitaciones, sensación de ahogo, etc. La consecuencia es que estos trastornos no se identifican y no se tratan de forma adecuada, llegando a provocar enorme sufrimiento e incapacidad severa, a veces durante largos periodos de tiempo.
Afortunadamente, aquellas personas que buscan ayuda para superar cualquiera de estos trastornos mentales disponen en Clínica Cedre de diferentes opciones terapéuticas -psicológicas o farmacológicas- que permiten un tratamiento efectivo e individualizado para cada caso.