Los trastornos mentales graves incluyen aquellos problemas de salud mental en que las manifestaciones clínicas escapan a la experiencia cotidiana y tienen además una repercusión potencialmente devastadora sobre el funcionamiento familiar, social y laboral de la persona que las sufre. Se trata de enfermedades como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, los trastornos delirantes o las depresiones con síntomas psicóticos.
Aunque son menos frecuentes que otros problemas como la ansiedad o la depresión, la prevalencia de los trastornos mentales graves no es nada desdeñable: alrededor del 1 % de la población sufre esquizofrenia y aproximadamente otro 1 % padece las formas más graves del trastorno bipolar, que llega a afectar hasta el 4-6 % de la población en sus formas menos severas.

En todas ellas hay momentos en que la persona pierde el contacto con la realidad llegando a sufrir ideas delirantes y alucinaciones. Muchas veces los propios pacientes no son conscientes de lo patológico de estas manifestaciones y no se consideran enfermos por lo que, generalmente, son sus allegados quienes proponen la valoración por parte del especialista.

Los profesionales de Clínica Cedre cuentan con años de experiencia en el manejo de los trastornos mentales graves y disponen de la habilidad y los conocimientos necesarios para minimizar la repercusión de estas enfermedades sobre el funcionamiento y la calidad de vida de las personas.