En el síndrome de piernas inquietas o enfermedad de Willis-Ekbom se producen unas sensaciones molestas en las extremidades (principalmente las piernas) durante el reposo, por ejemplo al permanecer sentado o acostado y, fundamentalmente, al inicio del sueño. Estas molestias ocasionan necesidad de levantarse, caminar y moverse; con el movimiento, las sensaciones desagradables se alivian o desaparecen.

Esta enfermedad suele afectar la calidad de sueño y ocasiona somnolencia durante el día. Puede estar producida por otras situaciones médicas y podemos encontrar diferentes miembros de la familia afectados.
Es importante diagnosticar el síndrome de piernas inquietas porque dispone de un tratamiento eficaz.