El síndrome de apneas – hipopneas durante el sueño (SAHS) es un trastorno frecuente. Se sospecha al detectar un ronquido fuerte y entrecortado y habitualmente es un familiar el primero en notarlo. La persona que lo sufre hace pausas en la respiración durante el sueño (apneas o hipopneas) tras las que recupera la respiración normal con un ronquido fuerte.
Debido a esta dificultad respiratoria se produce un sueño muy superficial y las consecuencias al día siguiente son levantarse con la sensación de no haber descansado, dolor de cabeza al despertar, sequedad de boca y somnolencia excesiva.
Anteriormente se creía que esta enfermedad sólo la podían presentar las personas con sobrepeso importante, pero en la actualidad se ha demostrado en personas sin sobrepeso o incluso delgadas.

Se trata de una enfermedad crónica, con un importante componente genético y con graves repercusiones a nivel de salud y rendimiento diurno.
El síndrome de apneas-hipopneas durante el sueño también es frecuente en los niños y, aunque en edad infantil no suele producir somnolencia, en casos severos puede alterar el crecimiento, producir alteraciones del comportamiento tales como la hiperactividad o problemas en el aprendizaje.

Es importante detectar esta enfermedad tanto en adultos como en niños puesto que existe un tratamiento eficaz.