Área de Psiquiatría y Psicología Clínica


Clínica Cedre biblioteca
Clínica Cedre juegos infantiles

Área de psiquiatría y psicología clínica

En Clínica Cedre desempeñamos con efectividad diferentes áreas de salud mental, tanto en psiquiatría como en psicología clínica en Vila-Real:

Trastornos mentales comunes

Los trastornos mentales son un problema de salud muy frecuente en la población general. Según diversas estadísticas pueden afectar a entre un 25 y un 30 % de todas las personas. De ellas, sólo un pequeño porcentaje padece enfermedades mentales graves como esquizofrenia o trastorno bipolar. La inmensa mayoría de los pacientes sufren los denominados trastornos mentales comunes, que incluyen diversas combinaciones de síntomas depresivos (tristeza sin causa que la justifique, falta de energía, apatía, etc.) y de ansiedad (nerviosismo, insomnio, “miedos”, preocupaciones excesivas).

En muchas ocasiones los pacientes no piden asistencia profesional por su malestar emocional puesto que lo consideran “normal” o intentan “superarlo por sí mismos”. Una buena parte de ellos simplemente no acepta que pueda padecer un trastorno mental, debido al estigma social que todavía acompaña a estas enfermedades. Otras veces consultan a su médico sólo por las molestias físicas que con frecuencia forman parte de los síndromes ansioso-depresivos, tales como dolores de cabeza, malestar digestivo, palpitaciones, sensación de ahogo, etc. La consecuencia es que estos trastornos no se identifican y no se tratan de forma adecuada, llegando a provocar enorme sufrimiento e incapacidad severa, a veces durante largos periodos de tiempo.

Afortunadamente, aquellas personas que buscan ayuda para superar cualquiera de estos trastornos mentales disponen en Clínica Cedre de diferentes opciones terapéuticas -psicológicas o farmacológicas- que permiten un tratamiento efectivo e individualizado para cada caso.

Trastornos mentales graves

Los trastornos mentales graves incluyen aquellos problemas de salud mental en que las manifestaciones clínicas escapan a la experiencia cotidiana y tienen además una repercusión potencialmente devastadora sobre el funcionamiento familiar, social y laboral de la persona que las sufre. Se trata de enfermedades como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, los trastornos delirantes o las depresiones con síntomas psicóticos.

Aunque son menos frecuentes que otros problemas como la ansiedad o la depresión, la prevalencia de los trastornos mentales graves no es nada desdeñable: alrededor del 1 % de la población sufre esquizofrenia y aproximadamente otro 1 % padece las formas más graves del trastorno bipolar, que llega a afectar hasta el 4-6 % de la población en sus formas menos severas.

En todas ellas hay momentos en que la persona pierde el contacto con la realidad llegando a sufrir ideas delirantes y alucinaciones. Muchas veces los propios pacientes no son conscientes de lo patológico de estas manifestaciones y no se consideran enfermos por lo que, generalmente, son sus allegados quienes proponen la valoración por parte del especialista.

Tanto los psiquiatras como las psicólogas clínicas que integran la plantilla de Clínica Cedre cuentan con años de experiencia en el manejo de los trastornos mentales graves y disponen de la habilidad y los conocimientos necesarios para minimizar la repercusión de estas enfermedades sobre el funcionamiento y la calidad de vida de las personas.

Trastornos psiquiátricos en el anciano

El incremento de la esperanza de vida conlleva un aumento de los trastornos mentales asociados a la última etapa de la vida. Los ancianos con frecuencia manifiestan sus problemas psicológicos a través de síntomas físicos como dolores erráticos, palpitaciones, problemas respiratorios, etc. Una vez descartada cualquier enfermedad física el único tratamiento efectivo en estos casos es la ansiedad o la depresión de base.

Otra causa importante de problemas en esta etapa es el progresivo deterioro cognitivo que dificulta la adaptación a situaciones nuevas.

Por último, los trastornos de conducta en el anciano pueden ser el síntoma inicial de una demencia.

Trastornos propios de la infancia y adolescencia

Hay momentos en los que el comportamiento de los niños y adolescentes es una fuente de preocupación y malestar en las familias. Por eso, detectar el problema a tiempo e iniciar el tratamiento adecuado es muy importante. También el trabajo con los padres es un aspecto relevante en estos casos.

Algunos de los problemas más frecuentes que atendemos en Clínica Cedre son:
  • Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH).
  • Trastornos de la conducta alimentaria: anorexia, bulimia, etc.
  • Trastornos del comportamiento.
  • Trastornos de eliminación: enuresis y encopresis.
  • Problemas de ansiedad.
  • Trastornos del neurodesarrollo: autismo, síndrome de Asperger.

Dependencia de sustancias y otras adicciones

La adicción o dependencia tanto de alcohol como de sustancias ilegales (cannabis, cocaína, heroína, drogas de diseño, etc.) supone una compulsión hacia su autoadministración repetida que a menudo lleva a la tolerancia (necesidad de cantidades cada vez mayores) y a sufrir síntomas de abstinencia cuando se interrumpe el consumo. Esto implica que se continúe consumiendo la sustancia a pesar de la aparición de problemas significativos relacionados con ella, tales como:

  • Problemas de salud física: problemas hepáticos, respiratorios, cardíacos, etc, según la sustancia.
  • Conflictos en las relaciones familiares y sociales .
  • Problemas laborales.
  • Accidentes de tráfico, problemas legales (por ejemplo, conducción bajo los efectos del alcohol u otras sustancias).
  • El consumo excesivo de sustancias puede ser causa de depresión, psicosis u otros trastornos mentales que, a su vez, perpetúan el consumo de dicha sustancia.

Por otra parte, las llamadas adicciones comportamentales o adicciones sin drogas, tales como el juego patológico o la adicción al sexo o a Internet, implican una repetición compulsiva de la conducta, a la que se dedica cada vez más tiempo o más dinero y provocan importantes problemas económicos, sociales y familiares.

No resulta fácil vencer una adicción para quienes las padecen, a pesar del enorme sufrimiento que genera en ellos y en su entorno familiar. La motivación para el cambio es fundamental, pero muchas veces es necesaria la ayuda profesional. En Clínica Cedre disponemos de terapeutas especializados en el campo de las adicciones que pueden ayudar a vencer la dependencia a sustancias o conductas en personas motivadas.